Rocío Fernández Espinosa Psicóloga y Terapeuta EMDR Colegiada No B-02346

 

Algunas personas piensan que para tenerlo, ha tenido que ocurrirte una tragedia importante o haber vivido una situación muy grave. Sin embargo, la realidad es otra, y es que frecuentemente, en consulta, conocemos personas que pese a no haber vivido algo así, se encuentran traumatizadas psicológicamente. La pregunta clave sería:

¿Tengo algún recuerdo del pasado que me produzca malestar o tensión recordar, o evito pensar en mi pasado para no sentirme mal?

En el momento que tienes un recuerdo que te genere alguna emoción negativa, como por ejemplo, angustia, miedo, tensión, fatiga, ansiedad, ira, rabia, culpabilidad, enfado…

Habría que evaluar hasta qué punto afecta en el presente. A veces, la persona no es consciente de la relación con las cosas que vive y le suceden “ahora”, y esta relación inconsciente, podría influir en el futuro y presente de la persona. También hay casos, que la persona, bloquea o evita recuerdos del pasado, a veces, porque sabe que ha vivido una experiencia difícil, y otras, directamente porque dice no acordarse. La mente es muy sabia, y muchas veces se protege desfigurando o “borrando” recuerdos si estos no han sido una experiencia agradable.

Si actualmente estas viviendo una situación que te cuesta gestionar, o sientes emociones y sensaciones que te producen malestar o no sabes porqué las sientes, en nuestra consulta, podemos ayudarte a encontrar el problema y ayudarte con estrategias y recursos para que puedas superarlos, centrándonos en la Terapia Cognitivo-Conductual, de las más importantes y reconocidas en Psicología.

Sin embargo, cuando hay establecido y condicionado un recuerdo del pasado, a veces la persona requiere que se haga un trabajo más profundo para reducir y reestructurar el recuerdo traumático, en esto puede ayudarte la Terapia centrada en el Trauma, Terapia EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares). Se centra en trabajar el recuerdo para aliviar, racionalizar, reducir y reorganizar los canales que lo componen: Imagen, emociones, sensaciones corporales y el pensamiento asociado.

Veamos un ejemplo: “Me llamo Laura, tengo 30 años y estoy en una etapa en mi vida que siento irritabilidad, tristeza, rabia, enfado y baja autoestima. Lo cierto es que no sé porqué lo siento, pues tengo una Pareja sentimental muy buena, sin embargo discutimos mucho por estas sensaciones mías que no sé porqué las tengo. En el trabajo estoy bien, si bien me cuesta manejar el estrés

laboral porque me siento como he comentado antes. Pese a no estar sola, me siento sola”.

En terapia, descubrimos que de niña sufrió maltrato psicológico, sintió que la situación era injusta, y aprendió a experimentar por dentro, su rabia, enfado y tristeza, pues no sentía la fuerza para defenderse, pues se sentía “pequeña, poca cosa”, acabó creyendo que no era capaz de lograr las cosas, experimentando inseguridad, miedos e irritabilidad. Este esquema mental se ha ido repitiendo a lo largo de su vida, lo cual ha reforzado que se siga sintiendo así, y que cada vez más se autoconvenza de que está sola y no es capaz de lograr lo que quiere.

Tras la terapia, consigue recordar lo sucedido desde un punto más racional, sin impacto emocional, por lo que recuerda esa situación desde un estado de comprensión, calma, seguridad y lejanía adecuada, siendo consciente que esa sensación de “sentirse sola” no corresponde con el presente. La persona suele entender esto, pero muchas veces no su corazón. El interiorizar esto, y el dejar de sentirse sola, porque realmente no lo está, es uno de los trabajos realizados en consulta a través de la Terapia EMDR. Una vez trabajadas todas estas sensaciones, imágenes, emociones y pensamientos, Laura ha soltado la mochila de su pasado, y la hemos ayudado con estrategias y recursos para manejar su presente sin revivir un reflejo del malestar de su pasado.

¿QUÉ ES EMDR?

Es una técnica psicológica terapéutica utilizada para desensibilizar y reprocesar traumas psicológicos de una manera natural y rápida a través de la estimulación bilateral, ya sea mediante movimientos oculares, sonidos o golpecitos en el cuerpo (tapping), con los que se estimula un hemisferio cerebral cada vez. Las investigaciones a las que ha sido sometido a lo largo de los últimos veinte años, la convierten en uno de los tratamientos psicoterapéuticos que cuentan con mayores estudios de validación científica.

La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una «resolución adaptativa»: a) una reducción de los síntomas; b) un cambio en las creencias; c) la posibilidad de funcionar mejor en la vida cotidiana.

El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos: 1) experiencias de vida temprana, niñez; 2) experiencias estresantes del presente; 3) pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

Si crees que podemos ayudarte, o necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros, muchas veces una decisión a tiempo, puede cambiar tu vida.

Rocío Fernández Espinosa
Psicóloga y Terapeuta EMDR – Colegiada No B-02346

}

De lunes a viernes
8:30 - 20h

Laboratorio
De lunes a viernes
8:30 - 10h

971 55 90 00

Passeig Ferrocarril, 1

Manacor