Pie de atleta

 

Es la infección por hongos más frecuente en el pie; También conocida como Tiña de los pies o Tinea pedis.

Es extremadamente contagiosa, presentando un cuadro de brotes variable y picor que puede llegar a ser muy intenso.

Generalmente afecta a los espacios interdigitales de los pies, a la planta y con menor frecuencia al dorso.

 

El pie de atleta se muestra en 3 formas distintas:

 

Intertriginosa: Afecta a los espacios interdigitales y pliegues. En un primer estadio tiene una imagen blanquecina a causa de la maceración. Con el tiempo se desarrollan fisuras muy dolorosas y a los lados placas descamativas eccematosas que producen mucho picor. Estas placas pueden extenderse a otras partes del pie.

 

Seca y queratósica: Suele localizarse en los bordes laterales y en el puente plantar en forma de zonas enrojecidas con descamación y pequeñas vesículas acompañadas de bastante picor. Pueden formarse zonas de callosidades, fisuras profundas y alteraciones ungueales.

 

Dishidrosiforme: Afecta a la bóveda plantar, pulpejo de los dedos y zonas laterales. Se caracteriza por presentar placas rojas quemantes con ampollas, cuyo contenido inicialmente es líquido claro y torna purulento. Al secarse forman costras adheridas a la piel q se desprenden por el roce.

 

La evolución del Pie de atleta presenta una cronicidad irregular, habiendo fases en las que cursa prácticamente sin sintomatología y otras muy agudas.

 

Para su prevención aconsejamos:

El uso de chanclas en vestuarios, gimnasios y piscinas (zonas de alto contagio).

No usar el calzado ni calcetines de otras personas.

Una higiene diaria y correcta de los pies.

Control de la sudoración del pie, ya que un ambiente húmedo favorece su aparición.

 

El tratamiento del Pie de atleta ha de ser Pautado por su medico o podólogo en función de la localización y de la forma que tenga.

 

 

 

}

De lunes a viernes
8:30 - 20h

Laboratorio
De lunes a viernes
8:30 - 10h

971 55 90 00

Passeig Ferrocarril, 1

Manacor